Saltar al contenido
estilosdeliderazgo.org

Liderazgo democrático

Liderazgo democratico

Hoy en día se requiere que tengamos actitudes de liderazgo en casi todas las actividades que desempeñamos, ¿qué significa esto?, ¿cómo lo ponemos en práctica? Antes que nada, es necesario saber que hay diferentes tipos de liderazgo.

En este artículo presentamos el liderazgo democrático, que es uno de los tipos de liderazgo propuesto por Goleman, un reconocido psicólogo que ha destacado por sus ideas sobre la inteligencia emocional.

¿Qué es el liderazgo democrático?

Como su nombre lo dice, el liderazgo democrático consiste en tomar decisiones basadas en el consenso. Un líder que utiliza este tipo de liderazgo tiene facilidad para la comunicación con su equipo de trabajo, ya que no duda en pedir la opinión de sus compañeros acerca de situaciones importantes en su empresa.

Asimismo, un líder que ejerce el liderazgo democrático debe ser paciente y empático con sus compañeros de trabajo y, sobre todo, debe tener la capacidad de escuchar y evaluar opiniones contrarias a las suya.

Breve historia del liderazgo democrático

La democracia es uno de los conceptos más antiguos, desde Grecia y Roma este estilo de organización estaba presente en algunas ciudades, en las más avanzadas.

Lo que es cierto es que poco a poco este concepto se ha transformado, volviéndose cada vez más inclusivo.

Por otra parte, el liderazgo es una disciplina un poco más moderna. Al inicio se pensaba que era una cualidad innata; sin embargo, después se aceptó que se refiere a una habilidad posible de desarrollar gracias a diversas técnicas.
Respecto al liderazgo democrático, Lewin en 1951 fue de los primeros en tratar este concepto.

Él sugiere que este liderazgo se caracteriza por un líder que toma en cuenta a sus subordinados a la hora de tomar decisiones. Vroom y Yetton posteriormente se dedicaron a estudiar cómo un líder democrático comparte el poder con su equipo, lo cual lejos de volverlo más débil frente a los demás le da más autoridad.

A inicios de 1980, Warrick estudió los efectos del liderazgo democrático en los empleados y descubrió que al trabajar en este ambiente se sienten más motivados y comprometidos con la empresa.

Casi por los mismos años el famoso autor en temas de liderazgo, Daniel Goleman incluyó al liderazgo democrático como uno de los estilos más sobresalientes en su teoría.

Características del liderazgo democrático

El liderazgo democrático se caracteriza principalmente por:

  • Permitir la participación de todos los miembros de un equipo para tomar decisiones importantes
  • Propiciar el diálogo y confiar en la razón para solucionar conflictos
  • Buscar el bien de todos los integrantes de una empresa y no sólo de los inversionistas o directores
  • Incrementar la satisfacción de los empleados en su trabajo fomentando el sentimiento de pertenencia
  • Tener confianza en los miembros del equipo para realizar sus tareas y alcanzar los objetivos

Beneficios del liderazgo democratico

Te mencionamos los beneficios de este liderazgo:

  • Motiva a los empleados para que participen en las decisiones empresariales
  • Los empleados se sienten escuchados y tomados en cuenta
  • Es un incentivo para el trabajo creativo
  • Los empleados se sienten valorados

Como se puede ver, este tipo de liderazgo fomenta un ambiente de trabajo productivo y armonioso

Dificultades

Como todos los estilos de liderazgo, hay algunas dificultades que deben afrontarse, como el tiempo y el esfuerzo que se requiere para llegar a un consenso.

Muchas veces es complicado que varias personas se pongan de acuerdo sobre las medidas que se deben tomar ante un problema y, al mismo tiempo, puede ser difícil escuchar en igual medida las opiniones de todos.

Biografía breve de un líder democrático

Aung San Suu Kyi es una líder democrática de Birmania, conocida por luchar de manera pacífica para instaurar una democracia en su país. Sus acciones has sido tan importantes para el mundo que ganó el premio Nobel de la Paz en 1991.

Los padres de Aung San estuvieron involucrados en la política, su madre era embajadora de Birmania en India y su padre fue un político que negoció la Independencia de su país con Gran Bretaña.

La educación de esta gran líder fue de primera calidad, estudió en la universidad de Oxford y al salir trabajó varios años en las Naciones Unidas. En 1988 tuvo que volver a su país para cuidar a su madre enferma y mientras vivió ahí se dio cuenta de la represión y las condiciones en las que vivía la gente de su país.

Aung San Suu Kyi decidió luchar contra las injusticias proponiendo la idea de regresar al sistema democrático y reiterando la importancia de los derechos humanos. La líder se unió con otros representantes de estas causas y fundó el Partido Nacional para la Democracia, partido que utilizó para organizar marchas en todo el país.

Su liderazgo fue una amenaza para el régimen militar de la época, por lo cual fue sometida a arresto domiciliario durante varios años. Su familia luchó por la liberación de Aung San, a quien no podían ver. Para ejercer mayor presión publicaron sus cartas en las que hablaba sobre las condiciones de vivienda de las personas de su país y sobre la importancia de la libertad.

El arresto domiciliario de Aung San Suu Kyi se levantó en el 2015, tras años de manifestaciones y lucha por parte de sus familiares y simpatizantes con el partido que fundó.

En este año fue también cuando el Partido Nacional para la Democracia accedió a la presidencia del país, por lo que Aung San presidió varios cargos políticos importantes.

Este es un excelente ejemplo del liderazgo democrático.

¿Cuándo se puede poner en práctica?

Este estilo de liderazgo es especialmente útil cuando el líder es nuevo en la organización, ya que puede no conocer por completo el funcionamiento de una empresa, así, al poner en práctica este liderazgo se asegura de tener una visión panorámica de su funcionamiento.

Otra situación donde puede utilizarse es cuando el líder debe tomar una decisión importante o riesgosa y tiene dudas sobre cuál puede ser el mejor camino a seguir. Al escuchar la opinión de otros puede considerar puntos de vista que complementen su decisión.

¿Cuándo no ponerlo en práctica?

Cuando el líder necesita tomar una decisión rápidamente o cuando los compañeros no están bien informados o capacitados para opinar sobre un tema o situación, lo mejor es que no se ejerza el liderazgo democrático.

¿Qué se espera del empleado de un líder democrático?

Los líderes democráticos están preparados para escuchar la opinión de los integrantes de su equipo de trabajo.

Por eso, lo primero que se requiere es que los empleados estén preparados para dar una opinión informada y sensata.
Es necesario que las personas que colaboren con un líder democrático asuman su rol dentro de la empresa, se preparen, actualicen y especialicen en sus ramas, de tal manera que puedan dar un consejo acertado al líder.

Además, un buen empleado debe estar comprometido con la empresa, creer en la causa y colaborar con las demás áreas para alcanzar las metas conjuntas. Las características personales que un líder democrático busca en su equipo son compromiso, respeto, creatividad, apertura para escuchar varias opiniones, preparación y sobre todo
participación activa en los proyectos.

Liderazgo con el que contrasta

Un lider democrático delega, da retroalimentación, facilita la integración de los equipos, da prioridad a la comunicación e incrementa la satisfacción profesional de sus colaboradores.

Este estilo de liderazgo se contrapone al liderazgo autoritario, en el que el líder toma las decisiones por
sí mismo sin consultar a nadie más.

Estos dos estilos de liderazgo funcionan en diferentes ámbitos. Por una parte, el liderazgo democrático es aplicable en equipos multidisciplinarios, pues el líder se percibe como una guía o un representante del equipo frente a otras áreas.

En cambio, el liderazgo autoritario se debe poner en práctica cuando se trabaje en un ambiente muy jerárquico y sobre todo en situaciones de alto riesgo.

Estos tipos de liderazgo son opuestos; sin embargo, hay características que comparten, como la anteposición del respeto como valor máximo.

En el liderazgo democrático se requiere que tanto el líder como los empleados sean respetuosos para con los demás, que tengan la apertura de escuchar distintas opiniones y también la empatía para comprender un mismo fenómeno desde distintos ángulos.

En el liderazgo autoritario, por su parte, se requiere respeto como valor principal, pues los subordinados deben entender que el líder tiene más experiencia y por ello está mejor capacitado para guiar a un equipo.

Recomendaciones para profundizar: libros y expertos


Mujeres y liderazgo. Una nueva forma de dirigir. Es un texto escrito por Amparo Ramos López en el que analiza el papel que las mujeres tienen en el mundo laboral actual, así como los obstáculos externos, internos y sociales que han imposibilitado que las mujeres tengan un papel más representativo en el mundo.

Además, Amparo profundiza en distintos estilos de liderazgo y en cómo las mujeres pueden adaptarse desde su género para ser grandes líderes.

Política, Democracia y Liderazgo. El Fenómeno de Mandela. Omar Alexis Rodriguez y Migdalay Aguilera de Rodriguez analizan la importancia que tuvo el movimiento de Nelson Mandela, hablan sobre sus personalidad de líder y sobre la necesidad que había en su tiempo de un líder como él. Así mismo, los autores argumentan que en la actualidad la
sociedad necesita varios líderes con calidad humana semejante a la de Mandela para guiar nuestro tiempo hacia el progreso social.

El ascenso del príncipe democrático. Quién gobierna y cómo se gobiernan las democracias. Sergio Fabbrini propone que las democracias de la modernidad se caracterizan por estar guiadas por líderes ejecutivos. Para ello, analiza el papel de varios líderes de Europa y Estados Unidos y cómo han lidiado con las presiones comunicativas, políticas y sociales del mundo globalizado.

Liderazgo y motivación de equipos de trabajo. María Teresa Palomo Vadillo habla en este libro sobre algunas de las implicaciones de ser el líder de un equipo. Sugiere que uno de los retos actuales es la motivación del equipo y no del individuo, pues el equipo es la unidad básica de las empresas.