Saltar al contenido
estilosdeliderazgo.org

El liderazgo imitativo consiste en una tarea compleja, pues requiere de muchas habilidades individuales y sociales. Para Goleman, hay seis maneras de liderar un equipo y cada una de estas resalta algunas habilidades, por ello, puede resultar difícil saber cómo ser un buen líder.

En este artículo presentamos el liderazgo imitativo, el cual considera que lo más importante es obtener buenos resultados. Conoce las características de un líder imitativo, las situaciones en las que es adecuado y las ventajas y desventajas del mismo.

¿Qué es el liderazgo imitativo?

El liderazgo imitativo tiene como objetivo principal alcanzar metas elevadas. Con el fin de cumplirlas establece normas de trabajo muy exigentes y a su vez exige a los empleados realizar las actividades conforme a las mismas. En este estilo de liderazgo el líder ejemplifica cómo realizar el trabajo, de tal manera que no hay lugar para cometer errores.

Lo más importante del liderazgo imitativo es que se consiguen buenos resultados en poco tiempo, pues un líder de este estilo exige que todo se realice bien y rápidamente; por lo mismo, el liderazgo imitativo elige trabajar con empleados capaces y hábiles. Los empleados que no tienen dichas características tienden a volverse inoportunos y obstaculizar la forma de trabajo que el líder imitativo impone.

Breve historia del liderazgo imitativo

Los estudios de liderazgo, como hoy en día los conocemos, se consolidaron en el siglo XX cuando hubo un enfoque en la personalidad e inteligencia de ciertas personas que guiaban a otras.

Muchos psicólogos, sociólogos y antropólogos se dieron a la tarea de responder qué rasgos son aquellos que caracterizan a los líderes. Parte del interés de investigar estos rasgos se debía a la intención de desarrollarlos en ciertas personas y así crear líderes. 

Uno de los autores que destacó en estos estudios fue Max Weber, quien estableció que los líderes podían guiar a los demás de diferentes maneras, las cuales dependían del rasgo de personalidad que más resaltaba de él o ella. Fue así como propuso que los líderes pueden ser carismáticos, tradicionales, racionales o burocráticos. 

Posteriormente, en la segunda mitad del siglo XX, nació el enfoque conducta basado en diversas teorías del comportamiento. En esta etapa de los estudios de liderazgo autores como Maslow y Mayo estudiaron las habilidades y situaciones de los líderes al guiar un equipo.

Poco a poco, los estudios se centraron en las situaciones y en cómo el estilo de liderazgo depende en gran parte del tipo de empresa, compañía o grupo que se quiera guiar. De esta manera, estudiosos como Blake y Mouton establecieron diversos estilos de liderazgo de acuerdo con los objetivos e intereses del líder. 

Al comenzar el siglo XXI, los estudios sobre este tema se transformaron porque añadieron posturas de otras disciplinas como las ciencias cognitivas, la sociología y las neurociencias.

Es ahora cuando Goleman se convierte en una autoridad de estos temas e introduce el concepto de liderazgo imitativo como lo conocemos hoy en día.

Conoce a un líder imitativo

Grupo Coppel es una de las empresas más exitosas en México y en Latinoamérica y en parte se debe a la labor del CEO Francisco Agustin Coppel Lunken, quien es un ejemplo exitoso de cómo poner en práctica el liderazgo imitativo.

Agustin Coppel nació en Sinaloa, en una familia de empresarios. Desde joven su familia lo preparó para ser un líder y, por ello, decidió estudiar Administración de Empresas en el Tecnológico de Monterrey.

De hecho, sus habilidades y gran compromiso fueron reconocidas por esta institución en el 2017, pues sin duda es uno
de sus ex alumnos más exitosos. 

A pesar de nacer en una familia de empresarios, Agustín Coppel ha tenido que esforzarse en ganarse el respeto del entorno empresarial. En el 2005 comenzó su carrera como subdirector, en el 2007 impulsó el proyecto de BanCoppel convirtiéndose así en el presidente de este banco. 

La visión que impulsó Augustin Coppel para lograr el éxito de Grupo Coppel se enfoca en estandarizar y distribuir los mismos productos en todas las sucursales. Además de incorporar la tecnología y transicionar a productos digitales.

Augustin Coppel considera que la tecnología es para que todas las personas la aprovechen y considera que tiene la misión de dar más acceso a productos y servicios a las personas de todos los niveles sociales. 

Las labores de este líder no se limitan a su compañía, sino que también ha mostrado una gran conciencia social al crear instituciones filantrópicas como la Fundación Mexicanos Primero, la Sociedad Botánica y Zoológica de Sinaloa y ser parte del comité de Arte Contemporáneo del museo de Arte de Filadelfia.

Todas estas acciones lo llevaron a ganar el premio como filántropo del año en el 2011 y ser un gran ejemplo del líder imitativo.

Características del liderazgo imitativo

En este estilo de liderazgo, el líder se pone de ejemplo a sí mismo para mostrar qué actitudes, habilidades y cualidades se espera que los demás adquieran y desarrollen.

La clave para que dicho modelo funcione está en que los demás vean al líder como una aspiración y una meta profesional lo suficientemente cercana para alcanzarla con esfuerzo y trabajo arduo. 

El liderazgo imitativo apuesta por considerar que el hecho de que el líder sea un modelo a seguir motivará a los miembros de su equipo a desarrollarse profesionalmente.

Funciona muy bien para obtener resultados a mediano plazo y, sobre todo, cuando los integrantes del equipo son profesionales ya experimentados en sus tareas, así como cuando son personas suficientemente autónomas para trabajar bajo pocos esquemas de control.

Lo que a este tipo de liderazgo le importa es alcanzar las metas de manera eficiente y con mucha rapidez.

Ventajas del liderazgo imitativo

  • Las normas de trabajo son claras
  • Las tareas que asigna el líder están focalizadas.
  • Los empleados saben que el líder trabaja tanto como ellos
  • Se percibe que el líder se encuentra involucrado con la empresa.
  • Los problemas se resuelven de forma eficaz y eficiente

Desventajas

  • Muchos empleados se sienten abrumados por no poder alcanzar las demandas del líder
  • Los empleados no tienen espacio para tener iniciativas propias
  • Si el líder se ausenta, los empleados no saben qué rumbo tomar
  • El líder imitativo necesita verificar el trabajo de los demás, pero muchas veces no hay tiempo suficiente para ello
  • Un líder imitativo no delega las tareas, pues muchas veces no confía en que los demás la realizarán como él lo haría

¿Cuándo poner en práctica el liderazgo imitativo?

El estilo de liderazgo imitativo funciona cuando todos los miembros del equipo tienen excelentes habilidades de trabajo y son capaces de alcanzar los altos estándares que el líder requiere. Así mismo, resulta eficaz aplicarlo cuando la empresa es relativamente pequeña o cuando el líder puede tener el control sobre todas o la mayoría de las áreas que están a su cargo.

¿Cuándo no poner en práctica el liderazgo imitativo?

Así como puede ser sumamente efectivo para realizar tareas en empresas pequeñas o cuando se tiene un equipo excelente, no es adecuado utilizar este estilo de liderazgo cuando las tareas son muchas y el líder no tiene tiempo para involucrarse en todas las áreas, o bien cuando los empleados no son muy hábiles para seguir el ritmo de trabajo que el líder impone.

Qué se espera del empleado de un líder imitativo

Para trabajar bajo un esquema de liderazgo imitativo es importante que el empleado sea autónomo y autoexigente con sus labores, también que establezca un alto criterio de calidad para sus entregas.

Es igualmente necesario que el subordinado conozca sus propias limitaciones y al encontrarse en una situación en la que necesite ayuda sea capaz de acercarse con su líder

Otras de las habilidades que se espera del empleado de un líder imitativo es tener un grado alto o medio de experiencia en su expertise o área de trabajo, pues eso ayudará a que sea más independiente.

Además, debe tener ganas y amor por aprender, de manera que logre adquirir más conocimientos y habilidades por sí mismo.

Con estas cualidades en sus empleados el estilo del liderazgo imitativo es adecuado y efectivo.

El estilo de liderazgo con el que se puede combinar 

El liderazgo imitativo se centra en incentivar a los demás para alcanzar una meta, así como el liderazgo estratégico pone una meta como la prioridad de un equipo. Por lo anterior, el estilo de liderazgo imitativo y el liderazgo estratégico se pueden combinar para guiar una empresa.

Las ventajas de combinar dichos estilos de liderazgo serán que el liderazgo estratégico se enfocará en crear planes de acción efectivos para coordinar los esfuerzos de muchas personas y para que una compañía o negocio destaque entre varias. Mientras que el liderazgo imitativo se concentrará en que los empleados estén motivados y dispuestos a esforzarse y trabajar con velocidad, creatividad y calidad.

Con ambos se consigue una combinación muy efectiva para el éxito de esa empresa.

Recomendaciones para profundizar: libros o expertos

El líder resonante crea más de Goleman, Boyatzis y McKee es un texto fenomenal escrito por tres autoridades en temas de liderazgo. En este libro los autores hablan sobre el liderazgo ejemplar y aquellos esquemas o formas de trabajo en los que será más provechoso usarlo.

Goleman, Boyatzis y McKee ponen énfasis en la importancia del control de emociones, el papel de la comunicación y el rol del líder para guiar un equipo hacia el éxito. Además, recalcan que el secreto del liderazgo se centra en motivar a los demás manejando emociones positivas y creando resonancia entre los equipos de trabajo. 

Grandes líderes de George Barna y Bill Dallas es un texto creado con la Church Communications Network en el que se entrevista a 30 de los líderes mundiales más conocidos. Platican sobre sus experiencias y métodos para guiar a sus compañías. ¡Qué mejor manera de aprender estrategias de liderazgo que escucharlo de la propia voz de los líderes!

George Barna y Bill Dallas nos dan la oportunidad de conocer sobre Colleen Barrett, Ben Carson, Newt Gringrinch, Seth Godin y muchos líderes más. 

La mente del líder, Cómo liderarte a ti mismo, a tu gente y a tu organización para obtener resultados extraordinarios. En este libro Rasmus Hougaard reúne sus hallazgos de más de 15 años de investigación sobre liderazgo. Lo que encontrarás en estas páginas son reflexiones sobre la mejor manera de entrenar y potenciar las habilidades propias y también las de los empleados.

La propuesta de Rasmus Hougaard es centrarse en desarrollar la atención, la compasión y la generosidad, de esta manera se logrará establecer conexiones significativas y lograr propósitos auténticos.

Este estilo de liderazgo es muy útil para motivar a los equipos y comprometerlos con la empresa y sus metas.