Saltar al contenido
estilosdeliderazgo.org

Liderazgo paternalista

Liderazgo paternalista

Algunos estilos de liderazgo se enfocan en cumplir metas y lograr objetivos, pero otros se concentran más en los individuos y en el buen ambiente de trabajo. El liderazgo paternalista es uno de estos últimos, pues el líder cuida de sus empleados como si fueran sus hijos.

A continuación abordaremos este tipo de liderazgo, mencionaremos qué es, cómo aplicarlo y cuáles son sus ventajas y desventajas.

¿Qué es?

El liderazgo paternalista hace referencia al estilo de liderazgo en el que el líder tiene la total confianza de sus empleados, los motiva e incentiva a trabajar bien y mejorar en sus habilidades. También les ofrece recompensas y premios cuando realizan sus tareas con precisión.

Un líder paternalista se preocupa por la vida personal de los empleados, los ve como seres humanos y hace todo lo posible para ellos no sientan la presión y el estrés del trabajo.

Como todo padre, este tipo de líder pide que lo obedezcan y sigan sus instrucciones al pie de la letra, pues muchas veces considera que los empleados no tienen las capacidades necesarias para tomar decisiones importantes de la empresa, por lo cual prefiere tomar él o ella las decisiones.

Breve historia del liderazgo paternalista 

Rastrear el origen exacto del liderazgo paternalista es una tarea compleja, pues se trata de uno de los estilos de liderazgos más antiguos.

Este estilo de liderazgo se caracteriza por el hecho de que una sola persona tiene el mando de un grupo, sustenta la autoridad y por ello tiene la obediencia y lealtad de los demás. El liderazgo paternalista no necesariamente debe estar guiado por una persona de género masculino, ha habido y hay muchos casos en los que una mujer guía.

Este tipo de liderazgo es uno de los modelos más antiguos, de hecho aun se conserva en muchas familias. Históricamente se puede encontrar este tipo de liderazgo en la Edad Media, en la que los terratenientes tenían la máxima autoridad ante sus empleados.

Tan solo por tener la autoridad los miembros de un grupo liderado por dicho estilo consideran que el líder sabe qué es lo mejor para todos. 

El estilo de liderazgo paternalista es muy común hoy en día. Además de las familias, se puede encontrar en ambientes políticos, grupos religiosos y en el ámbito académico.

También lo encontramos en varias empresas y corporaciones que basan su éxito en la personalidad y conocimientos de una sola persona. 

Conoce a Reed Hastings, un líder paternalista

Reed Hastings es el CEO y Cofundador de Netflix, un gran ejemplo de liderazgo. Su empresa está cotizada, al 2021, en más de 25 millones de dólares.

Es una de las empresas de entretenimiento más grandes del mundo y es famosa por tener una excelente cultura laboral. De hecho, su cultura de trabajo es conocida como “la cultura Netflix” y muchas otras empresas la quieren adoptar.

El empresario nació en Boston, Massachusetts en 1960. Tuvo una educación privilegiada, decidió estudiar matemáticas en la Universidad y además fue parte de los Marines. Al terminar la escuela fue enviado a África como profesor de matemáticas a nivel preparatoria. 

Unos años después volvió a Estados Unidos y estudió una maestría en Ciencias Computacionales, lo cual le ayudó a fundar su propia empresa: Puré Software. Esta compañía se enfocó en crear soluciones para software. Tras unos años, Reed Hastings fusionó su empresa con Atria Software, la fusión no fue exitosa por lo que decidió renunciar. 

En 1998 Marc Radolph y Reed Hastings fundaron Netflix. La idea principal era enviar películas por correo postal que los usuarios podían elegir en una página de internet.

Poco a poco, la idea se fue transformando y en algún momento decidieron vender y rentar sus películas por medio de Amazon, pues Reed Hastings estaba seguro de que el futuro se encontraba en el internet. 

En los años 2000, Netflix comenzó a transmitir el contenido de películas por internet, lo cual fue muy complicado por la velocidad del internet de ese entonces. Marc Radolph y Reed Hastings encontraron la solución en un decodificador que permitía conectar el internet a la televisión.

Tras unos años, los líderes se dieron cuenta de que necesitaban crear una plataforma que fuera totalmente independiente de cualquier dispositivo y surgió Netflix tal como lo conocemos.

¿Cómo aplicarlo?

Para que el liderazgo paternalista funcione adecuadamente es importante elegir bien a los empleados, de forma que se contrate personas que no tengan problemas con la autoridad. Además, algunos trabajadores muy productivos o muy creativos no son adecuados para este tipo de liderazgo porque se sienten oprimidos de no poder realizar las tareas de acuerdo con sus ideales y formas de pensar.

Por otro lado, se debe tener en mente que la clave para que los empleados se sientan cómodos en el trabajo y se esfuercen por hacer bien las tareas que les corresponde es motivarlos constantemente y sobre todo incentivarlos por medio de premios, días de descanso y bonos.

Asimismo, en los casos en los que los empleados no cumplan con sus tareas en tiempo y forma es importante hacérselos saber y pedirles que pongan más atención la próxima vez.

Es primordial que los beneficios y los castigos sean equivalentes al esfuerzo de cada miembro de la empresa.

Ventajas

  • Las metas se logran conforme a las ideas del líder
  • Los empleados tienen que cumplir con tareas específicas y no con cosas muy complejas
  • El líder se preocupa genuinamente por sus empleados, lo cual es percibido por ellos
  • El líder es amable e incluso cariñoso con sus empleados
  • Los empleados se sientes protegidos y acompañados en las decisiones que toman

Desventajas

  • No a todas las personas les gusta o saben obedecer
  • El líder delega muy pocas tareas, por lo que siempre está ocupado y carga con todo el estrés
  • No se promueve el trabajo en equipo
  • Cuando el líder está ausente los empleados no saben qué hacer
  • El líder trata a los empleados como si fueran niños pequeños y no como adultos con ideas y opciones propias

Más características del liderazgo paternalista

Las características más importantes del liderazgo paternalista son:

  1. El líder actúa como el padre o madre de una gran familia a la que debe proteger. Ve a sus empleados como hijos a quienes debe motivar, ayudar y de cierta manera educar o enseñar. 
  2. Lo colaboradores tienen lealtad hacia el líder y consideran que es la mejor persona para guiar la empresa. Confían en que él o ella tomará las mejores decisiones pensando en el bienestar de todos.
  3. El líder tiene el objetivo de desarrollar las habilidades de sus colaboradores, formarlos y ayudarlos a ser líderes. Quiere fomentar la capacidad de decisión y la visión estratégica en sus empleados. 

Qué se espera del empleado de un líder paternalista

Los líderes paternalistas esperan que sus empleados confíen en ellos, que sigan sus guías y decisiones creyendo en el proyecto y en las metas planteadas. Un líder de este estilo busca empleados que tengan el compromiso de desarrollar su potencial, personas que estén dispuestas a esforzarse, aprender y entregar resultados. 

Un excelente empleado para trabajar bajo el estilo paternalista es aquel que está dispuesto a relacionarse de manera personal con sus colegas y con su líder. Es una persona que se siente motivada e inspirada por la labor que su líder hace, por la meta colectiva. Además, se trata de una persona que desea seguir las normas morales y la cultura organizativa impuesta por el líder. 

Liderazgo con el que combina o contrasta

El liderazgo paternalista tiene muchas similitudes y diferencias con el liderazgo autoritario. Dentro de las similitudes podemos mencionar que ambos se centran en una sola persona, quien tiene el completo poder de decidir qué camino tomar. Asimismo, ambos estilos de liderazgo son muy jerárquicos y mantienen estructuras muy rígidas. 

La mayor diferencia que hay entre el liderazgo autoritario y el paternalista es que el primero busca el bien de una ideología, corporación o meta sin tomar en cuenta el bienestar del grupo.

En cambio, un líder paternalista tiene como misión cuidar y proteger a su grupo. Su propósito principal es lograr el bien común y el éxito del grupo. 

Un líder paternalista tiene la última palabra, pero es más propenso a aceptar la ayuda de algunas otras personas cercanas; un líder de este estilo suele contar con una o dos personas que lo asesoran o aconsejan sobre cómo alcanzar el bien común.

En cambio, en el liderazgo autoritario el líder toma sus decisiones sin escuchar a los demás, se basa únicamente en su experiencia, ideas e intuiciones. 

Recomendaciones para profundizar: libros y expertos

El paternalismo jurídico es un libro de Macario Alemany. Este texto estudia la relación entre el paternalismo y el liberalismo político desde una perspectiva legislativa. El autor defiende que las democracias modernas tienen un tinte de paternalismo, pues se aprueban leyes con el objetivo de proteger a los ciudadanos.

Macario Alemany evalúa en este libro varios casos en los que el paternalismo jurídico está justificado y también varios casos en los que no lo está.

Investigación sobre el liderazgo paternalista en las empresas chinas, y su relación con el compromiso organizacional y con el comportamiento es un ensayo de Zhang Kai y Huang Ying. Este ensayo se publicó en la revista Orientando, dedicada a investigaciones sobre temas de Asia oriental. 

Los académicos publican los resultados de su investigación en la que argumentan que el liderazgo paternalista se caracteriza por ser benevolente, autoritario y moral. Sus hallazgos se basan en encuestas aplicadas a varios empleados que laboran bajo un esquema paternalista. 

Dirigir. Liderar, motivar, comunicar, delegar, dirigir reuniones escrito por José María Acosta Vera. Este libro está enfocado a personas que quieren ser líderes, pero que no saben por dónde comenzar. El propósito de este libro es facilitar la dirección de equipos resaltando los lazos personales que se crean entre personas que trabajan juntos día con día.

El autor toma conceptos de las neurociencias y la programación neurolingüística y los aplica en la comunicación de equipos, en el entendimiento de los empleados y en buenas prácticas pata delegar el trabajo y dirigir reuniones. 

Este estilo de liderazgo es propicio en equipos pequeños o que se están constituyendo, pues se genera un buen ambiente de trabajo y hay poco espacio para los errores.

Sin embargo, para que una empresa sea exitosa es necesario evolucionar a otro estilo de liderazgo.